Pedianut
 
 

Dr. Jorge Eliécer Botero López, MD. MSc.

PIDA YA SU CITA:
Teléfono: +57 (4) 266 77 59
Celular: +57 301 408 00 34
E-mail: contacto@pedianut.com
 
 
 
 
 

Alimentación y Nutrición Infantil

 
 
 
 
 
“Hábitos de alimentación y estilos de vida saludable”

Un estilo de vida saludable es la forma como cada uno decide vivir, son las cosas que decidimos hacer, es la hora de levantarnos, la hora en que descansamos, el tipo de alimentos que consumimos, la clase de actividad física que practicamos, la forma de relacionarnos con los demás y la actitud que asumimos frente a los problemas.

Hábito puede ser definido como el modo de actuar adquirido por la práctica frecuente de un acto. Podríamos decir entonces que los hábitos alimentarios están determinados por los alimentos que consumimos con mayor frecuencia, considerando las circunstancias en que lo hacemos (cómo, dónde, cuándo, con quién). Los hábitos son conductas aprendidas precozmente, por lo tanto enseñar buenos hábitos precozmente contribuirá a fomentar una vida más saludable. Las conductas alimentarias son el resultado de interacciones y aprendizajes múltiples, son evolutivas, integran datos racionales e irracionales y tienen una base importante en experiencias personales, positivas o negativas.

En el ámbito de los estilos de vida, es conocida la dificultad para lograr cambios en las prácticas de alimentación una vez establecidas, así como también en hábitos de actividad física, en el uso de la televisión o computador, en los hábitos de sueño-vigilia, entre otros; y para lograr una alimentación saludable hay 4 temas centrales que deben ser considerados precozmente en el control de salud del niño: la lactancia materna, la educación al destete, la prevención de mitos y la creación de hábitos.

La introducción de la alimentación sólida es una etapa muy importante no sólo por ser de gran vulnerabilidad nutricional para el niño, sino también porque es determinante en el desarrollo y formación de hábitos en alimentación. Desde el periodo de la lactancia materna exclusiva y especialmente cuando se introduce la alimentación complementaria, es muy importante la educación para evitar precozmente las acciones involuntarias, inocentes y bien intencionadas, pero tendientes a introducir malos hábitos, que luego se perpetúan y que serán muy difíciles de combatir, por ejemplo, usar alimentos como entretención, distracción o premio, celebrar cuando se come todo y castigar cuando deja un poco, etcétera.

Conocer y dar a conocer a los padres la fisiología normal del desarrollo de la conducta alimentaria ayuda a evitar estos errores involuntarios, como por ejemplo, al iniciar la alimentación complementaria debemos tener presente que todo niño es neofóbico, por lo que normalmente rechazará algunos alimentos nuevos, sin que esto signifique que ese alimento no le guste más; por otro lado se nace con preferencias innatas por lo dulce y salado, por lo tanto es necesario realizar buenas prácticas de introducción de alimentos, incorporándolos progresivamente, no se recomienda agregar azúcar a la comida para facilitar su aceptación, se debe incorporar primero alimentos livianos y en pequeñas cantidades, variar el tipo de alimentos para acostumbrarlo tempranamente a recibir distintos sabores y consistencias. No olvidar que es normal que el lactante manifieste su aburrimiento o disconformidad frente algunas situaciones con llanto, el que muchas veces interpretamos erróneamente como hambre y para resolverlo le ofrecemos una galleta o un tetero con lo que el niño se entretiene, pero aprende mensajes erróneos que lo llevan a resolver, en edades posteriores, cualquier situación de disconformidad o angustia con comida.


descargar articulo completo
 
Maternidad-pedianut-Medellin
Maternidad-pedianut-MedellinMaternidad-pedianut-Medellin
 
Pedianut - Medellín
Pedianut - Medellín
Pedianut - Medellín
Pedianut - Medellín